Explicaciones y expiaciones

Como verán, he pegado historias cortas -dícese cuentos- a manera de entremeses, entre el mundo real y mi cerebro. No se les ocurra psicoanalizarme tras ellos. La Dreampicker que los escribió no es la misma que los reseña, en estos instantes. Ello se debe a la capacidad de catarsis… con salto de balcón incluido.
Pego los moderadamente cortos. Algunos que tienen más sentido por el tamaño que por el tema. Otros tienen sentido por mi propio estado de ánimo. Otros sólo coexisten con mi extraño mundo verde y un par de peliculas perdidas.
Hoy hay diluvio de palabras… y todas ellas son combinables.

Agregue un comentario