Esposo desesperado

Selvakumar, cansado de una mala suerte que lo tiene al borde del ataque de nervios, no ha encontrado mejor terapia que convertirse en el feliz marido de una perrita, llamada Selvi. Eso sucedió en la India y la gente celebró alegre, pues con tal ceremonia, están seguros que el campesino de 33 años logrará superar la nube gris que le cubre constantemente, e incluso podría volver a caminar (está tullido y cree que es a consecuencia de una maldición que le persigue desde hace un tiempo). Siendo usual este tipo de tràmites en India -que nada tienen de perverted, porque él no tiene que hacer vida marital, sólo vivir con la perra en su casa- me quedé pensando sobre la posibilidad de casarme con uno, también… aunque si la cosa es un perro, prefiero que siga una tormenta sobre mi cabeza que estar alimentando a una mascota más (me basta con el travieso) o a un animal con DNI.
chaufa.

Agregue un comentario