Paseando por Soda

Jamás dejaré de asombrarme del buen gusto de los taxistas Bonaerenses: todos escuchaban rock en español. Rock argentino, obviamente. A diferencia de los taxistas de Lima, que parece que tienen sus radios malogradas en la Hora del Lonchecito (ese tipo, Coqui nosequé, debe morir, sinceramente) o Radio Felicidad, pues estos tíos -algunos bastante mayores para el trance- estan en mejor buena vibra que oir las primeras canciones de Leo Dan. Me sangran las orejas, sólo de escucharlos… Sorry, mami.

Y bueno, como que es surreal estar caminando por Corrientes, mientras en tu discman suena La Ciudad de la Furia (Buenos Aires se ve/ tan susceptible) y los oficinistas pasan apurados, intentando esquivar a los piqueteros, eso sin contar con la gente que espera los buses o te mira desde los cafes, con la modorra de quien es feliz…

Al final, ir a ver a Soda Stéreo -cosa que haré el domingo 9 de dic- será un acto doblemente recordatorio: fue el primer grupo de rock al que fui a ver, en mi chiquititud… y me hará pensar en lo delicioso que puede ser vagar un dia soleado cualquiera, en Santa María del Buen Aire.

Chécate el site. Aún hay entradas para el segundo concierto.

Reconteo de muertos y heridos: El concierto fue espectacular. Valieron mis 34 lucas (más cerca, no, Cerati. Nada de Zooms)

Agregue un comentario