Tarde, pero sirve

Santa Rosa (oleo, 2005)

Santa Rosita,

estabas loquita,
te arrancabas los pelos,

te torturabas todita;
el mundo siguió girando,

los bucaneros, asaltando

pero se asustaron todos,

cuando te vieron rezando…

yo imagino que ahora,
que te llenan de hojitas

de súplicas,
papelitos,

de bolsitas de canchita,
de rezos de mañanita,
de lágrimas de media noche,

tu esperas, emocionada,

a que el fin del mundo asome…

Y nada, no se me ocurrió nada mejor que decir, en honor a la santita.

4 Replies to “Tarde, pero sirve”

  1. También viene “Oda al Papel Autocopiativo” Todo un Boom (para parafrasear al pacharaco escritor del libro de la vaca ésa)

Agregue un comentario