Los Niños de San Pedro

La historia está hecha de los grandes acontecimientos, por grandes hombres que no suelen repetirse. Pero también está hecha por las pequeñas historias y los héroes anónimos. Ojo, no digo pequeños héroes. No creo que existan medidas de heroísmo. Las cosas suceden y si no hay nadie quien dé la talla y uno está justo ahí, pues, caballero nomás.

Por eso no me arrepentí de perderme la juramentación de Obama, la semana pasada. Tuve chamba y de paso, mucha suerte de comprobar que hay personas que crean las oportunidades para cambiarles la vida a otras. En un mundo egoísta, donde hacer el bien es poco cool, donde una puede quedar como estúpida al postear algo como este video, me importa un comino afirmar, again, que aprecio y envidio a los que generan estas oportunidades y lo mucho que emociona ver –sin tener que estar en la explanada de la White House- momentos en los que la vida de la gente va cambiando.

So, corre video. ¡Ah!. Meet your blogger: mi modesta locución.

4 Replies to “Los Niños de San Pedro”

  1. Es increíble lo trascendental que puede ser para la gente de estos lugares, tener acceso a estos servicios tan sencillos. La vida les cambia… y dan lecciones de superación, inmensas. Ojalá el padre Manolo pueda conseguir más financiamiento para su obra.

Agregue un comentario