Protagonismos

Hace un tiempo escribí sobre las esperas. Dije que mortifican, cuando no se hace nada en ellas. Hoy diré que ya no estoy en ese proceso. He avanzado un tanto y estoy tras bambalinas, esperando mi momento para saltar a escena. He aprendido los pasos, conozco el terreno (o al menos, creo conocerlo) y miro esperanzada al futuro que me espera.


Voy dejando muchas cosas en el backstage: objetos, sensaciones y sentimientos. Algunos esperarán, si son los correctos. Nunca como hoy aprecio la soledad, a la capacidad para ser la arquitecta de mi propio destino y no tener a nadie a quien pedirle permiso para hacerlo. Ese poder que se adquiere sólo cuando se reconoce que hay caminos que no pueden ser más que hechos por uno mismo.


Con el corazón oprimido, las mariposas en el estómago y los ojos bien abiertos, voy a dar el primer paso. Crucen los dedos.


Billy Eliot y su momento culminante. Para ello se preparó. Video sugerencia de mi madre, quien considera que es el mejor momento de toda la película. Absolutamente de acuerdo.

 

Agregue un comentario