SPM

Confusión colorífica, calorífica y extreme. Y está a la venta.
Confusión colorífica, calorífica y extreme. Y está a la venta.

Caray, este puede ser un episodio del Txoko del Miedo. Digamos, que es un fenómeno mensual, que transforma a las féminas, sin excepción, desde antes de la menarquia. Digamos, que nos convierte en asesinas compulsivas, suicidas exhibicionistas, tiranas llorosas. Digamos que, cuando nos atrapa, corremos en círculos, buscando apagar los fuegos internos. Menudo paseo. Digamos que es SPM

Alguien lo dudará y varios dirán que es cierto, que nos ponemos como perro rabioso, luego lloriqueamos viendo alguna mexicanada (de las antiguas) o el comercial de Coca Cola. La verdad es que en esos momentos, yo me autoexilio, curándome en salud. El silencio es la mejor de las automordazas y no ir pateando puertas, como otras. Yo sólo me siento a jugar Sudoku, a bajarme cosas por los torrents, a revisar todititos los links de la tuiter, darme vueltas como un trompo mientras planifico los siguientes movimientos.

Tal vez descubran una pepa que prevenga este estado estúpido y el género femenino se dedique a conquistar planetas o planear la reconversión del efecto invernadero… no dudo que no se les haya ocurrido eso a los científicos. Esperaremos, con chocolate a mano, como conviene a estos casos cruzados. Nos leemos.

Beware. Really.
Beware. Really.

2 Replies to “SPM”

  1. Es que acaso en dichas fechas toda esa femineidad se exacerba para expresar finalmente (y sin calculos ni estrategias) a la mujer, desnuda, vulnerable y sin embargo poderosa, exhibiendo (y compartiendo) sus más honestos impulsos desde el punto más elevado de su meseta hormonal?

    Una delicia.

Agregue un comentario