Objetos

No una, si no muchas víctimas.
No una, si no muchas víctimas.

Chale, qué difícil es ser mujer en el mundo. Encima que un gran porcentaje es jefa de familia, que no accede a los mismos niveles de educación, ni el mismo sueldo, aunque tengan el mismo trabajo y la misma calificación; tiene que soplarse el maltrato y el crecimiento de las tasas de feminicidio (el dato es del Perú, pero cómo olvidar a las mujeres  de ciudad Juarez).

Ya dejaron de ser “crímenes pasionales” para ser actos punibles realizados directamente sobre una minoría (ni tan menor) deprimida y muchas veces en estado de pobreza. Es de susto comprobar que los criminales suelen ser familiares cercanos y sus propias parejas, en la mayoría de los casos. ¿Qué mecanismos horrendos pueden activarse mentalmente para matar a alguien que quisiste tanto? No puedo ponerme en el lugar de ninguno de ellos, porque no puedo entenderlo.

Agregue un comentario