Spam Victim

Spam, dolor de cabeza
Spam, dolor de cabeza

Ya, me repito demasiado. Creo que hablaré de lo quería hablar, en el siguiente post. En este, haré hígado sobre una cosa (al más puro estilo de Adal Ramones): ¿Verdad que es bonito recibir mails de tus amistades, enviándote cadenas, archivos *.ppt y fowardeados de 1MB sobre leyendas urbanas que empiezan con “el hermano de la prima de un amigo de un compañero de trabajo…”?


PUES NO ES CIERTO.

Ya bastante te ha costado -dependiendo del proveedor de mail- lograr configurar tu cuenta para sacar a toda la publicidad cagona que te vuelve loca (digo yo, mujer por los cuatro costados, en qué diablos me va a servir recibir una publicidad para comprar un amminículo que alarga penes) y encima, encuentras que tus supuestas amistades de confianza te mandan 10 mails con diversas presentaciones powerpoint que versan sobre temas que van desde el aborto (en pro y con las imágenes más crudas que te puedas imaginar, está de moda) hasta las últimas palabras de la Madre Teresa de Calcuta, amén de todos -I mean all- las presentaciones sobre el amor cursi y autoayuda que puedan existir en tu idioma (porque ni siquiera te lo mandan en inglés o francés o chino mandarín, cosa que haces un ejercicio decodificativo edificante). Claro no olvidemos a la cadena milagrosa, con la oración salvadora que, si no la rezas o reenvías en los siguientes minutos (vite, trés vite), tu pc puede explosionar o de plano te vas al infierno o muere un lindo conejito blanco.

Whatever.

Entonces, mes amis, cómo cuernos puedo hacerles entender que ODIO sus mails fowardeados, poco creativos y llenos de small talk. Que mandaré a la zona de spam todas sus invitaciones a sus aplicaciones sociales babosas, que no leeré absolutamente nada. ¿Cuesta tanto escribir una nota, preguntando por cómo anda una, enviando alguna noticia de verdadero interés o diciendo simplemente “estoy aburrida como la mella, ¿podemos chatear, cosa que así te evito el espameo? Es que sólo sé enviar mails…” En fin. Cómo añoro los días en los que aún podías escapar de la vanalidad, simplemente cambiando de locación.

2 Replies to “Spam Victim”

  1. “Fowardeados” jajaja xD Hacía mucho que no escuchaba esa palabra -desde que dejé mi anterior trabajo por lo menos-. Esos mails que llegan con este tipo de información tienen una finalidad: recolectar cuentas de correos y ser vendidas a empresas que hacen email márquetin o simplemente a spammers 😀

  2. ¿que nunca falten pelotudos? y yo que pense que era la unica en odiar eso, ya somos dos entonces.

    Por si las moscas pienso publicarlo en mi face y lo compartire con todos los c/(=)·”344@#@ que me conocen pero no son capaces de entender que me cargan estas weas.

    confirmame primero por mail pa saber si puedo linkear este post, ¿vale?

    besos.

Agregue un comentario