Para que tengas 20 again

Soy una consumidora impenitente de todo tipo de música. No soy tan intelectual para elegirla, simplemente caigo en ella, como un comprador se guia por el olor de un horno que se abre, listo. Así, volando por los aires, siguiendo el rastro, como en los dibujitos animados de mi infancia que ya parece lejana. Me gusta decir que tengo gustos caprichosos y que son el equivalente al antojo alimenticio de embarazada, algo como comer tallarines y arroz en el mismo plato o carapulcra con papas fritas… Todo de acuerdo a mi estado de ánimo y fines. Por eso, acumulo listas de reproducciones en mi mente, donde los contenidos van sujetos al momento o a las sensaciones. Algunas van recolectadas, dinámicas, de acceso veloz a mi mente. Otras aparecen en momentos cruciales, como la banda sonora de una escena en la que la cámara, montada en una pluma, va alejándose de mi presencia, mientras llueve…

En unas semanas dejaré la treintena. Se supone que seré una mujer adulta. Una que no se entra en vainas, que se supone ya no debe ser caprichosa, que ya tiene las cosas claras (o al menos bastante) con su vida y su futuro. Una que sueña cosas realizables y más prácticas (pagar tus deudas, llegar a fin de mes ahorrando, leseras) y que, de tanto en tanto, se asombra de no tener la razón en todo. Pero esta fachada que me esconde, para que sólo los que están cerca vean bien cómo es la cosa conmigo; no siempre está empañada. A veces, vuelve a tener 20 años y cuando eso sucede, me la paso escuchando estas tonterías. Tal vez sea la añoranza de la inocencia, el fastidio de no haber tenido este cerebro en ése cuerpo, la tristeza de no poder regresar y hacer otras cosas bien. En mi mente, sin embargo, estoy ahí, bailando con la escoba (mi pareja de baile de ésas épocas), sueño con las posibilidades que el futuro me ofrece; mi vida vuelve a tener color rosa y me ilusiono en creer que vendrás.

Here goes the music. No en ése orden, pero casi todas. So girly that you can die. Beware.

2 Replies to “Para que tengas 20 again”

  1. Te entiendo, la música tiene el poder de transportarte, en un instante a cualquier tiempo y lugar. Ayer bailé a morir I´m walking on sunshine y en un segundo volví a tener 15 años, brackets y toooooda la vida y las ilusiones por delante. No es que no las tenga ahora pero ya me canso después de bailar, antes no. Tooooodas tus canciones son tan delicosamente girlies que dan asco jajajjajaa pero todas hemos caído en ellas alguna vez. A mi la música pop de los 80s es la que me remite al pasado y para recordar los amores adolescentes está Hotel California. Tiempo al tiempo. Los que te amamos nos estamos preparando para la increiblemente fabulosa efeméride anual que se viene, aquella donde se recuerda la vida, obra y milagros de Dreampicker 😉

Agregue un comentario