18 del Brumario

sanmarcos

Volvemos con las efemérides. A decir las mismas cosas, desde que hace unos 25 años, empecé a rellenar unas páginas. En aquel entonces me quejaba de las mismas de las que me quejo hoy. La diferencia está siendo que durante los últimos 6 años, es un soporte virtual al que puedo manipular técnicamente. Me pregunto lo mismo, me discuto lo mismo y llego a las mismas conclusiones. Lo único que cambia es esta cáscara que va envejeciendo, indefectiblemente. La lozanía va dejando mis mejillas y la intento embrujar por una década más, con cremas cuyo costo van subiendo, proporcionalmente inversas a su efectividad. Ya no aguanto pasarme de carrete un fin de semana completo y despertar como si nada, a las 6 am de un lunes, sin desear que venga la ambulancia a recogerme. Ya no me perturba una mirada interesada, ni creo en una palabra zalamera, y desconfío de lo fácil. Benditas heridas de guerra.

El tiempo te enseña a golpes. Te quita esa expresión de altanería que tanto suele gustarme en otros -tal vez porque sé cuánto duele la caída- y que yo ya no conservo. Te demuestra que todo, indefectiblemente, se transforma y que sólo algunas cosas verdaderas son capaces de permanecer.

Todos mis 18 del Brumario han sido así, nublados, en la búsqueda de una verdad que se me suele ir negando. Tal vez esa sea la única certeza.

Mi banda sonora:

One Reply to “18 del Brumario”

Agregue un comentario