Todo un año, hablando de ti

Frente al ventilador
Frente al ventilador. Paz Sierra. Excelente blog. Mi Otro Mundo

Dicen que los blogs son un ejercicio de egocentrismo. Es la pura verdad. Yo escribo lo que me pega en gana y el resto de la gente me lee. Me lee al que le pega la gana de hacerlo. Me lee el que me odia, me lee el que me quiere mucho, me lee el que cae de cazuela, al ver ese dichoso link en mi usuario twitter, me lee el que vino buscando a los Jonas Brothers o alguna otra cosa. El asunto es que me lee cualquiera y a la vez, no todo el mundo. Hasta me lees tú, a escondidas, sin saber que éste lugar rastrea tus ingresos. Tal vez sabes que, igual, dejas el rastro para que yo sepa que te afanas y bueno, haga posts como éstos y mientras las temperaturas de tu ciudad te convierten en un delicioso adoquín, yo aquí canto Hawaii – Bombay frente al ventilador, en tu nombre.


Lo haré todo el verano.

Vaya año. Ha estado agotador, estresante, sorprendente, ilusionado, desilusionado, distraidísimo, millonario en perdidas económicas, panfletario, aderezado, de miserere. Ha estado trascendental y me ha permitido mirarme en los reflejos de las pupilas de varios. Me ha permitido encontrar espejos, almas gemelas, amigas eternas. Me ha permitido afianzar lazos invaluables, inolvidables. Me han mirado desde lejos y tal vez, han sentido que han encontrado algo. Yo también.

La Negra, con su usual estilo para ver la realidad, piensa que necesito un baño de florecimiento, 15 monedas de cinco soles, un jarro transparente lleno de semillas y tal vez correr por toda la manzana con mi equipaje. Yo siento que necesito el silencio total. La posibilidad de no escuchar nada. Para empezar, a mi familia gritando desde el primer piso si es que “sigo viva”; al trafico que circula por la puerta de casa; a mis empleados, a mis jefes; a los prospectos que no me llenan; a la tele, con sus noticias amargas, inútiles, aberrantes: a mis amadas redes sociales (un poco de vergüenza, pero así es); a mis propios demonios que paran hablando en mi cabeza todo el tiempo.. requiero silencio. No sé cómo hacerlo. No sé cómo apagar este asunto. ¿Cómo hacemos para que Dreampicker se desenchufe de todo, se reinicie y de paso, olvide lo triste de este año de mierda? Mis soluciones son inmediatistas, sin impacto a largo plazo y sinceramente, adefesieras. No sirven de mucho, pero elaborarlas, distraen un tanto y como dicen, cambian un fastidio por otro. Al menos. Mientras, escribo para divertirte y que sepas que ahí ando, sobreviviendo otro año más. Otro siglo más, otra vida más. Aprendiendo, como debe ser.

One Reply to “Todo un año, hablando de ti”

  1. Je, por el titulo pense encontrarme con un post dedicado a alguien, a un chico. Hablabas de ti. Hablas de egocentrismo puede que si, puede que no, yo creo que mas es un no. Yo creo. Tu eres artista, tienes medios de expresion, y el blog se convirtio en uno de ellos. Yo soy analista de sistemas, y tambien blogeo. Creo que cualquiera que desee expresarse y crea que puede escribir deberia tener un blog.

Agregue un comentario