El primer día

La pizarra está en blanco. Escribe lo que quieras en ella.
La pizarra está en blanco. Escribe lo que quieras en ella.

Estrenando nuevo diseño en El Dedo Ilustrado, imaginarme tendida de largo a largo en mi sofá de dos cuerpos. Las piernas cuelgan, estoy despeinada, sin zapatos, mirando filosóficamente una mancha recién aparecida en el techo del depa. Un gato curioso intenta entrar por una de las puertas y se detiene, porque Travieso (el perro de la Negra) le ha mirado con ganas de pocos amigos, pero tampoco quiere levantarse. Nos hemos cansado de todo: de los cohetones, de la gente que sigue celebrando ebria, a todo volumen, como si participara de una bailetón; de la tele y sus “especiales” por fiestas, de la misma música, de la internet (es que todos tienen una vida, mijita, ¿on tas tu?); de las charlas sin terminar (cómo jode que te dejen con la palabra en la boca, justo cuando quieres decir algo trascendental); de aquel anisado que te raspó la garganta hasta horadar la boca de tu estómago; de la ducha del depa (y tu quieres tina); del año de mierda que fue el anterior y lo que promete ser éste (mente positiva, mi hermana) porque así lo dijo el soyo y así lo quiero yo

Como sea, como sea y como sea. Tengo una gran pizarra en blanco, en la pared que está a los pies de mi cama. He borrado todo, para escribir una sola frase: Hoy empieza el resto de tu vida. Vamos a ver qué podemos hacer con esta mente escandalosa y este envase que se viste.

Feliz año, amigos míos. Gracias por estar. Mis mejores deseos para ustedes y ciertamente, que la pasen mejor que yo…

Lo último del Hit Parade de mi cerebro, a causa de Said, un amigo del curso de francés… ya lo tuiteé antes, pero aquí lo planto, para que lo repitan infinidad de veces… (como lo estoy haciendo yo)


One Reply to “El primer día”

  1. A veces lo mas inutil que se podria hacer al empezar el año seria hacer esas promesas de puro emocionado por la llegada del nuevo año, y que luego en marzo o noviembre ya te olvidaste.

Agregue un comentario