De cara al Oscar

Dije en Twitter que uno debe estar preparado para el fracaso y más preparado, para el éxito. Una nominación al Oscar (descartando todos los cuestionamientos a esta premiación y que no vienen al caso para este post) se convierte en un Trampolín a la Fama instantánea. La cara de un trabajo fílmico suele ser el director y los actores, sin embargo, pocos aquilatan que es un trabajo de equipo. Un trabajo agotador, donde se tienen que conciliar visiones, tener muchísima humildad para aceptar que otros pueden tener mejores opiniones que la tuya y olfato para ver las oportunidades. La Teta Asustada, nominada en la categoría de “Mejor película en idioma extrajero” ha nacido fuera de los circuitos usuales peruchos y tal vez sea por ello que llega tan alto. Una se emociona y desea que estas oportunidades sean puertas para otros que van atrás, para que les levante la moral a los que siguen intentando cosas en las que nadie cree o les interesa o tal vez, despertar vocaciones en aquellos que sueñan. El equipo de Claudia Llosa se enfrenta a un monstruo más grande; la posibilidad de tener mejores financiamientos, acceder a grandes estudios y en contraparte, comprometer su capacidad creativa a manos de algunos. Veremos, veremos.

Me dirán huachafa, pes, por estar contenta. Pero no es sólo por nacionalismo, sino porque con este éxito se da de cachetada a una industria nacional que se irroga logros que no ha fomentado. Oseaaaaa, estoy contenta porque se demuestra que hay mucho por hacer y así con todo, se logra. Buena suerte.

6 Replies to “De cara al Oscar”

  1. Pues a mí también que me digan huachafo, entonces.
    La teta asustada es una muy buena película.
    ¡Grande Claudia Llosa!
    Saludos,
    R.

  2. Pues a mi no me gusta mucho que digamos “La Teta Asustada” (y menos aún “Madeinusa”) pero igual me alegra esta nominación.

  3. A mi si me gustó la película. A pesar de que tiene escenas bizarras y expone algunas costumbres peruanas que no son reales, pero es una película, es ficción. Aunque, claro, basada en las vidas de las miles de personas sobrevivientes de la violencia terrorista. Déjennos alegrarnos un poco, seremos simples, pues, pero ya tenemos bastante los peruanos con las cosas malas que ocurren todos los días: terremotos, heladas, inundaciones, faenones, asesinatos, mutilaciones en Hospitales, etc. Así que una lucecita que nos alumbre no nos hace daño, nos hace tener ganas de continuar, de seguir siendo peruanos y orgullosos de serlo a pesar de todo.

  4. Quizas unas decadas atras si alguien decia que peliculas como “Juliana” o “Gregorio” podrian ser nominadas al Oscar a mejor pelicula extranjera muchos se hubieran reido, ahora lo hace la “Teta Asustada”. ¿Cual es la diferencia?, ¿Mejor manejo de la publicidad?, ¿Mayor recurso para presentarse en festivales?, ¿Tenia que llegar una directora con contactos (lo cual esta muy bien) y relaciones para que una pelicula como esa pudiera ser marketeada de la forma en que se ha hecho? (lo cual sigue estando muy bien).

    La formula del exito yo la veo clara: historia basada en sucesos sociales y reales (hasta un punto, el resto se inventa); marketing, publicidad (importantisimo); y lo ultimo, no menos indispensable, trabajar con actores que NO hayan llevado cursos de actuacion con el Sr. Isola (por que casi todos los actores de estos talleres actuan bajo un mismo molde.)

  5. Yo no soy defensora acérrima de la Teta Asustada, Jhon, pero creo que no es correcto ponerla en el mismo saco que todas las anteriores. Para empezar, es una visión muy especial de la realidad peruana, segundo, el guión es bastante creativo y el trabajo de fotografía es sinceramente notable (pese a quien le pese, es el gol de la peli), lo que la hace diferente. Es cierto que el marketing hace mucho por una producción, pero no es lo mismo promover un producto lleno de lugares comunes que otro de calidad. En el caso de los actores, hay varias explicaciones que van desde que la espontaneidad genera buenos resultados, hasta el hastío del público por ver a la misma gente de siempre en todos los estelares. Una golondrina no hace el verano. Una buena película no va a “relanzar, reflotar, lanzar, valorar y etc” nuestro cine nacional. No hay más que chapuceos, intentos. Y en teoría, esta película es peruana, porque es una coproducción, con toda la creatividad perucha, pero el financiamiento español. Las cosas como son. ¿Porqué se valora, entonces? ¿Porqué tanta alegría con algo como eso? Porque demuestra que el esfuerzo permite que los sueños se hagan realidad, sin importar dónde y quién. Tal vez, como dije, en algún momento se piense en el cine como una fuente de empleo, ingresos e identificación nacional. Tal vez Claudia Llosa sea nuestro Gastón Acurio del cine. Mientras, yo, que aspiro a ser guionista, despierto con todo el derecho de soñar. Saludos.

Agregue un comentario