Mi familia

Mi familia. Ésa increíble y deliciosa mezcla.

Mi familia tiene raíces en varios sitios. Según mi padre (y buena broma que me creí en la infancia) de Naylamp; pero también hay de zambo, de cholo, de franchute y… de chilenos. Mis tíos tuvieron la suerte de tener esposas chilenas, mujeres extraordinarias y emprendedoras, que nada tienen que envidiar a las peruchas. Mi familia, enriquecida con ellas, tuvo otra perspectiva de las cosas y las integró, olvidando esas estupideces que algunos políticos les encanta recordar, cada vez que  quieren votos. Ellos ganaron, pues, los peruanos perdimos; pero en mi familia, ganamos todos. Los hijos de ellas son ejemplos perfectos de aquella mezcla genial, donde ya uno deja de tener etiquetas y se convierte en individuos fortalecidos por el mix cultural, seres valiosos, espectaculares. Fue por éstas tías que yo conocí a Chile por su comida, por su cultura y algunas veces les envidié. A pesar de lo aburrida que la pasé en Santiago (el cual es tema de otro post) me quedé patitiesa por el orden, la limpieza y el nivel de vida. Me decía a mí misma ¿qué nos falta, caray, peruchos, para tener lo mismo? ¿Es que eso de “estar sentados sobre un banco de oro” nos había tullido para siempre, mentalmente? Nuestra clase política es deplorable, como electorado somos imbéciles consetudinarios y como ciudadanos somos retardados mentales (con perdón de los que de verdad tienen RM y que muchas veces son más listos que uno) que maltratamos nuestro hogar, nuestra tierra y a nuestra gente… Disculpen pero ¿Qué mierda nos falta, para despegar? ¿Por qué nos cuesta tanto ser ordenados, limpios, honestos, educados? ¿Por qué rajamos de los vecinos del Sur y no nos fijamos en nuestro tronco en el ojo? Sep, no soy políticamente correcta, pero qué demonios, quiero poner en claro mi punto…

No voy a discutir geopolíticamente, porqué Chile es como es. No viene a mi caso. Lo relevante es, en este momento que, luego de tanto terremoto y despelote por allá, parte el alma ver los problemas que pasan y aún así, tengo la visceral certeza que se levantarán, para ir más alto. ¿Porque está en sus genes? Uff, no creo que una línea de frontera pueda hacer tan grandes diferencias… fronteras cerebrales, tal vez; las mismas que aturden al resto de Latinoamérica. Entonces, ahí pues, dejaremos de mirarnos con recelo y uniéndonos, seamos los más poderosos del planeta. Mismo Pinky y Cerebro.

Valor, Chile. Siempre logras salir de los problemas.

2 Replies to “Mi familia”

  1. SRA. EDITORA DEL BLOG:

    No comparto sus opiniones sobre el asunto tradado: Chile es mejor que Perú. Porque no lo puso asi de claro, sin pelos en la lengua. Falsa modesta.

    Eso de orden limpieza y demás virtudes sureñas no sirvieron de nada en Concepción donde saquearon todo lo que puedieron. En los momentos dificiles de la vida se ve el temple de una nación.

    Nada más, la próxima sea más sincera y más objetiva.

    Un peruanazo,

    Francisco.

  2. jajajajaja, creo que existe gente que atornilla para atras “aquí y en la quebrá del ají”, agradezco los comentarios hacia esta “fértil y angosta provincia”, que no está ajena a la mano negra que todo sustrae y envenena, más debo decir, que con conocimiento de causa, vuestras tierras gozan de una educación sin par, en cuanto a factores comunicacionales, cosa que en mi chile, uf!, se añora demasiado, creo que más alla del gobierno de turno, existimos personas que no nos interesan las peleas con los vecinos, son improductivas, y queremos lo mejor para nuestra gente,(vecinos y compatriotas)así es la única forma de mantener el “orden y la limpieza”.
    además, señor Francisco, las opiniones vertidas en este blog, son de exclusiva responsabilidad y experiencia personal de quien las emite, si a usted le hemos “choreado algo”…lamentablemente es parte de su karma.
    excelsior, muy buen blog.

Agregue un comentario