Inmemoriam

Mujeres. Mujeres. Mujeres.
Mujeres. Mujeres. Mujeres.

No me saludes, compadre. No hay nada que más me fastidie que la recatafila de saludos ocasionales en éste día, 08 de marzo de todos los años de mi vida. No me saludes y luego me mires el trasero, o pienses que soy una loca histérica que necesita “eso” para calmarse o creas que sólo te puedo servir para hacerte la terapia. No me saludes y luego me acoses en la oficina, me roces en el bus y me lances piropos obscenos por la calle. No me saludes y luego decidas que el patín que chambea en lo mismo que yo, con inferior calificación, merece tener mejor sueldo. No me saludes, carajo, cuando piensas que mis opiniones son estúpidas, porque te juras más educado, razonable y dialéctico, cuando mi conocimiento viene de la cacheteadera que me da la vida, todos los días. No me saludes y luego, me llenes de hijos y te largues orondo, a buscar a otra más joven y menos sufrida y yo deba matarme chambeando para levantar a nuestros hijos que, encima, haré que te quieran. No me saludes, cuando sé que me maltratarás de todas las maneras posibles, sólo porque estás descubriendo que ya no eres necesario para que yo sea feliz. No me saludes, idiota, cuando no caes en la cuenta que fuiste criado por una de nosotras y, si hay justicia, lo que me hagas se lo harán a las de tu familia. No me digas que es mi día, cuando confabulas, apoyado en la sociedad, para que yo nunca pise una buena escuela, me cueste llegar a la universidad y si lo logro, termine con las justas. No me digas que soy magnífica, porque mi cuerpo está dentro de los estándares de belleza, porque me muestras irrealidades en aquello, haciéndome infeliz si no lo logro… no sabes las veces que he muerto por ello, para que me quieras, maldito idiota…

Salúdame por que vengo de una verdadera estirpe de hembras, porque mis abuelas se fajaron con ustedes, consiguieron que me instruyera, a pesar de las limitaciones y porque razoné lo suficiente como para que me indigne que sólo por un día me digan lo genial que soy. Yo lo soy TODOS los días, incluso después de salir de este mundo.

Al cabo, ya lo dije antes. Cómo me aburre repetirlo.

4 Replies to “Inmemoriam”

  1. Si bien en cierto la mayoría de los hombres actúan tal como lo describes, no todos actuamos, ni pensamos, ni sentimos asi.
    Igual que tu me revelo contra la estupides machista que es la peor lacra que padece la humanidad.
    Y creo que Uds. las mujeres solitas y a pulso estan demostrando que la cultura machista que aún subsiste, está destinada a desaparecer, Uds. las mujeres tienen la oportunidad de lograrlo, demostrando sus capacidades y sobretodo educando a las otras mujeres para que no crien hijos machistas, esa es la contradicción mas lamentable contra la que tienen que luchar.
    Sinceramente,
    Feliz Dia Internacional de la Mujer

  2. Hola Sarita, como estas?…. un poco exagerado tu post, ni que estuvieramos en epocas tan antiguas… y tu eres un ejemplo de ese “avance” de las mujeres no?
    =)
    besos,
    Stan.

Agregue un comentario