Así nomás

DSC03833

Es viernes. Otra vez, viernes. He salido corriendo con Chucky, al colegio. No es mi tarea usual: su madre ha decidido que se toma unas pequeñas vacaciones, sirviéndole el desayuno a otras personas y, bueno, he tenido que conformarme con recibir el grito usual de una adolescente, por despertarla para que no llegue tarde. Espero que la adolescencia le tome dos años o yo ya no esté para el resto de lo que queda de ella. Juramento con beso.

Es viernes, pues. La gente baja el ritmo, pero el mío está a mil. Salir corriendo por mi propio desayuno y darme cuenta que Lima anda más linda que nunca, eso sí, si miras al cielo (con canto de pajaritos incluido)… pero sólo en Lima Norte. Me rondan los pensamientos de siempre, pero sólo mientras amanece y hasta llego a creer que en ése exacto momento, soy pensada, también.

Mientras tanto, llego a la oficina, desayuno en el escritorio, toda vestida de celeste cerúleo y voy decidiendo que les comparto esta foto. Es el fin del mundo, definitivamente. Este cielo veraniego es sólo el preludio del infierno. ¿Cómo van vuestros corazones? Los mios se intentan acomodar al invierno.

Igual, haré mi danza ritual de la lluvia, mientras salto con un pan en la mano derecha… Feliz viernes.

3 Replies to “Así nomás”

  1. Si, definitivamente el cielo estos ultimos dias de abril se ha puesto simpatico, como mostrando lo mejor de si antes de la llegada de la nueva estacion. Siendo de Lima Norte tambien no puedo asegurar que la belleza del cielo sea exclusiva de esta parte de Lima, pero posiblemente las zonas cercanas al mar, como en nuestro caso, hacen que el cielo se pinte de esa manera.

  2. Ser pensada, que linda y poética frase. Me encanta. Me resisto al invierno, no quiero congelarme la nariz ni las orejas. Me gusta la lluvia pero la molesta garúa limeña que deprime y agrisa más nuestro eterno cielo de cemento. Pero igual llegará el invierno.

Agregue un comentario