Emigrar a Canada

 

Hace ya algún tiempo que vivo en la región de Québec, que es la zona francófona de Canadá y cuento mis experiencias al respecto en un diario de mi país de origen. Cuando alguien se entera (y a pesar de lo que cuento), quiere inmigrar también, y me suelen pedir información sobre el proceso. A veces no puedo explicarles todo y tal vez pueda concentrar todas las informaciones en éste post, que probablemente vaya actualizando, si vale la pena. Otrosí: es un post laaargo y es mi punto de vista. No soy dueña de la verdad. Sólo escribo desde mi propia experiencia y desde las de otros inmigrantes que conozco aquí. Pero es un buen modo de entrar en el asunto y poder ayudarte a que tu también puedas venir, si así lo decides.

¿Porqué quieres emigrar?

¿Lo haces porque todo el mundo se fue en tu barrio? ¿Te parece cool vivir fuera?¿Quieres cambiar de cultura, explorar otras costumbres, otra gente? ¿Independencia económica y mejores oportunidades laborales ? ¿En búsqueda del amor? ¿Tienes una familia joven y quieres que tus hijos tengan un mejor futuro? Suena obvio pero no está de más planteárselo de entrada, porque mucha gente migra porque quiere mejores oportunidades laborales, con estabilidad económica, pero pueden existir otras razones para hacerlo que van unidas y depende de ellas la preparación y los planes a formular y por supuesto, el nivel de decepción que estás dispuesto a soportar, si tienes que cambiar lo proyectado y adaptarte a lo nuevo o imprevisto.

¿Porqué Canadá?

Buena pregunta. Yo, que he querido emigrar desde 1988 aproximadamente (sep, es exagerado), me la he pasado viendo las ventajas y desventajas de hacerlo a otros países del planeta, luego, algo de idea puedo tener al respecto. Canadá es magnífica por:

1. El respeto a los derechos humanos en su máxima expresión (igualdad de sexos, matrimonio gay, derecho al aborto, etc)
2. La libertad de expresión
3. El buen nivel de escolaridad y estudios superiores (sudvencionados por el estado en gran parte)
4. Los niveles de orden, seguridad, urbanidad y respeto a las leyes, insana cordialidad (a veces asusta un poco)
5. Convivencia con la multiculturalidad (inmigrantes que vienen de todo el mundo y que te enriquecen humana y culturalmente)
6. La estabilidad económica que permite hacer planes a largo plazo (¡hasta puedes ahorrar!)
7. La posibilidad de emigrar legalmente y tener las mismas oportunidades que un ciudadano nacido en el país, sin que pasen décadas esperando. (Nada de espaldas mojadas, ni trabajo bajo la mesa, ni correr por que la “migra” viene)
8. Está en el mismo continente en el que nací (mismo uso horario si quiero contactarme con mi familia en mi país de origen).

¿Cómo comenzar?

Ante todo, el gobierno canadiense tiene una magnífica página web bilingüe donde muestran todo el proceso de inmigración.

Inmigration Canada

Hay dos sistemas de postular: el lado inglés y el lado francés. Aunque el link del proceso para Québec, se encuentra en el mismo sitio web de inmigración Canada, les pongo aquí la web.

Inmigration Québec

Tienes que tener en cuenta que es una página que está constantemente actualizada y que deben revisar al derecho y al revés. Es una idea que deja perpleja a casi la mayoría de postulantes, porque inmediatamente quieren llamar a la embajada o ir a preguntar sobre el proceso. Pero la gente de la embajada canadiense te suele regresar a casa, a que revises la web. No pierdas tu tiempo con la web de la embajada de Canadá en tu país de origen, como no sea para saber donde debes hacer los cheques de gerencia y la lista de los médicos con los que debes hacerte los exámenes médicos solicitados. No suele estar actualizada. Ojo: Todo,TODO lo que necesitas saber sobre trámites se encuentra en la web de inmigración Canadá o inmigration Québec.

¿Tener un plan?

Efectivamente. Hay que tenerlo, prepararse para ello. Dado que el proceso en sí puede durar menos de un año -salvo que por imponderables, dure algo más- hay que prepararse para antes de postular y luego de ser aceptado, para antes de llegar a tu destino soñado. Mis tips son los siguientes:

1. Revisa los trámites y sus requisitos y créate un calendario de actividades. Ello debe incluir la preparación para los exámenes de idiomas (sobre todo si hay alguno de los dos que no dominas) y si quieres estudiar o actualizarte en algunos puntos profesionales que crees te ayudarán a tener mejores oportunidades de trabajo.
2. Ahorrar para los fondos o bolsa de viaje. No es poca cosa, sobre todo si vas en familia. No es conveniente pedir préstamos, pero tampoco vale la pena ir con lo justo, sobre todo si vas a la zona inglesa, que es más cara. Algunos inmigrantes escogen vender sus propiedades para financiarse, pero éso depende de tu plan de vida y de tus espectativas en Canadá.
3. Haz una red de contactos desde donde te encuentres. Las redes sociales son excelentes para ello. Busca gente que resida en las ciudades a donde quieres llegar. Ellos te pasarán los datos sobre lo que cuesta un alquiler, un mes de compras en el mercado, los datos sobre el clima, los tipos de empleo que encontrarás al llegar, etc..
4. Revisa las noticias locales del lugar a donde pretendes llegar. Ello te dará una buena idea sobre lo que vas a encontrar… y te ayuda a practicar la comprensión de los idiomas, que no es poca cosa.
5. Revisa las ofertas de empleo. Si ya fuiste aceptado en Canadá, puedes contactarles, pidiéndoles una entrevista, dado que llegarás en fecha cercana. La manera de buscar empleo es diferente según la región en la que residas, pero no pierdes nada en buscarles. Las webs más conocidas son Joobbom, Jobillico, Monster y puedes tener una alerta de empleo en Indeed.com.

¿Contratar a una agencia?

Habrás visto que hay “agencias” que te prometen hacerte los trámites para venir a Canadá. Es un servicio engañoso y no vale la pena contratarlos, porque al final lo único que hacen es revisar tus documentos, que tú mismo tienes que solicitar, procesar y enviar a la embajada de tu país. Te cobran por echarles un ojo y el dinero que les pagas puede ser vital para tu sobrevivencia en Canadá. NADIE PUEDE HACER TRAMITES EN TU NOMBRE (así en mayúsculas y en rojo); éstas agencias no tienen ningún permiso del gobierno canadiense para hacerlo, dado que todo el proceso es individual y se encuentra claramente mostrado en la página de inmigración Canadá, quienes también alertan sobre el asunto.

En todo caso, éstas agencias organizan charlas informativas (a veces pagadas), donde puedes hacerles preguntas sobre el proceso de migración. No va mal ir a alguna, si tienes una consulta específica, pero como repito, todo está en la web. Avisado estás.

¿Zona francesa o zona inglesa?

Ambas zonas tienen pros y contras, pero dependen básicamente de tu grado de tolerancia a los desafíos, de todo tipo, desde intelectuales (idioma) hasta físicos (clima). De ti depende escojer. Tal vez sea interesante que, luego de que te informes sobre el país y la región en la que quieres vivir, hagas una lista paralela y les asignes puntajes. Te asombrarás ver cómo se aclaran las cosas confusas de un modo tan simple.

Por mi parte, te muestro las ventajas y desventajas que he encontrado:

Zona inglesa

Ventajas

1. Más acostumbrados a la multiculturalidad (niveles de migración superiores al lado francófono)
2. Más oportunidades de empleo (más población, más sedes mundiales de grandes empresas)
3. El inglés es fácil de aprender y dominar
4. Dependiendo de la zona, clima menos riguroso (en ciudades más cercas a EUA)

Desventajas

1. Más individualistas
2. Más competitivos en el trabajo
3. Nivel de vida caro
4. Regiones poco habitadas

Zona Francesa

Ventajas

1. Más apego a las tradiciones (conservan su cultura francófona)
2. Más ayuda al inmigrante (hay organismos para todo, desde buscar chamba hasta donación de alimentos)
3. Centros urbanos pequeños y siempre seguros
4. Nivel de vida barato, salvo en zonas alejadas

Desventajas

1. Idioma difícil de dominar
2. Pocos empleos disponibles en algunas profesiones
3. Clima riguroso en algunas zonas
4. Cuesta hacer amistades

¿Qué NO debes hacer?

1. Contratar a una “agencia” para que te ayude con los trámites. Sep, me repito pero no es suficiente lo de arriba. NO es NO. No seas terc@.
2. Falsear documentos. Sólo te friegas tú. Si mientes sobre algo, ellos lo sabrán porque cruzan información al respecto.
3. No prepararte con los idiomas. Dependiendo de la región a la que vayas, tu nivel de conocimiento debe ser el que pide el proceso de inmigración o tendrás desventajas para adaptarte. Si ello significa que retrasas el inicio del proceso, pues sea. Es mejor llegar tarde, pero preparado, que pasarte un tiempo sufriendo por que no entiendes lo que ellos dicen. Yo sugiero dominar bien al menos uno de los 2 idiomas oficiales y el otro, a nivel intermediario avanzado (que te permita responder una llamada de teléfono o hacer un trámite). Si vienes a la zona francesa, es igualmente necesario el inglés, que puede darte mejores oportunidades de empleo. En la zona inglesa, el francés puede hacer lo mismo… No creas que podrás aprender la segunda lengua acá, pues los buenos cursos suelen ser caros y aunque el estado te ayuda a aprender una segunda lengua, será insuficiente (son cursos básicos). A ti el decidir. Ven preparado.
4. No tener los fondos suficientes para tus primeros meses de llegada es una locura. Inmigración Canadá te pide un monto, que yo digo que efectivamente alcanza, pero para vivir frugalmente, durante seis meses y éso. Si puedes llevar más, es mejor. Si no, a buscar chamba desde el día siguiente de tu llegada.
5. Pensar que vas a poder seguir con las mismas costumbres que tienes en casa, sobre todo si eres hombre. Dado que es caro pagar servidumbre, por ejemplo, habrán que repartirse las responsabilidades y para los hombres latinos presupone siempre un shock. Las mujeres tendrán la oportunidad de ser más independientes, de tener iniciativa para las cosas de familia. Las decisiones tomadas pueden afectar las relaciones de pareja, de manera dramática. Vienen a cambiar de modo de vivir, hagan el esfuerzo por adaptarse a lo nuevo, lo mejor posible y éso puede ser para unirse más o irse al diablo. Depende de ustedes, caballeros.
6. Rendirte, deprimirte. Encontrar que todo lo jodido que te pase es mala suerte, porque la gente te tiene cólera, porque es racismo o porque no les caes. Estás en Canadá. La gente por acá se corta un brazo antes de hacerte sentir mal, pero tampoco seas un cojudo confiado. Si vienes de Latinoamérica tienes el sexto sentido al máximo para reconocer cuándo es gentileza y cuándo es viveza. Acepta las dificultades como desafíos a cumplir. Aprende de ellos. Te vas a sentir espectacular, luego, viendo cómo has logrado salir de los problemas. ¡Todo siempre mejora, y no es broma! El verdadero sueño (norte) americano está aquí.

Dije que iba a ser un post largo. Pero espero que haya sido completo. No he puesto datos específicos, por una razón muy simple: Los procesos van cambiando y ajustándose con el paso de los años. Inmigración Canadá actualiza sus procedimientos y requerimientos según las demandas laborales del país. Por ello te sugiero que revises una vez al mes, por lo menos, las páginas que he puesto arriba, para ver si hay cambios (claro, si escuchas las noticias canadienses te encontrarás con alertas al respecto).

Los plazos de los procesos dependen de la cantidad de gente en espera. Como dije, éste post es una referencia para que empieces a sacar tú mismo las cuentas y veas si te conviene o no. En todo caso, el cambio siempre lo amerita… y nadie dijo que tendrías que pasar el resto de tu vida en el mismo sitio. Somos ciudadanos del mundo. Buena suerte.

Agregue un comentario