¡Este no es un blog de cine!

Saint-Laurent-Biopic
Saint-Laurent, en pleno estado reflexivo-creativo.

 

Que no. Que sigo sin saber de qué se trata, a pesar del mucho tiempo que llevo haciendo cabriolas por aquí. Me he prometido éso sí, escribir un poco más seguido, aprovechando que el verano es mi estación creativa, con la ilusión de que algo se me pegue, como la disciplina de postear por acá. Mientras estuve escribiendo en el diario La República de Perú, escribir era una obligación agradable, pero una vez que terminó, aproveché para hacer otras cosas algo urgentes. Una de ellas, convertirme en ciudadana canadiense. Pero de éso no hablo hoy.

 

Estuve haciendo unas pequeñas entregas para el blog que comparto con unas amigas de Perú, la Silla Ecléctica y se me quedó pegada la idea de trabajar pequeñas reseñas sobre lo que estoy viendo en el écran (sin importar el tamaño) estas semanas. Veo demasiada tele y sobre todo, demasiado cine. En el caso de éste último, a causa de un cineclub que me queda a una cuadra de casa y que pasa películas que salen del circuito comercial. Claro, tengo que aclarar que muchas veces he salido al cine luego del trabajo, en invierno, a temperaturas bajo los -20 grados, porque simplemente vivir encerrado en casa más de seis meses en los que oscurece a las 4pm es ya un seguro paso al suicidio. Irse al cine se convierte en una terapia, entonces.

Here we go.

Saint-Laurent (2014)

Director:

Bertrand Bonello

Writers:

Thomas Bidegain (screenplay), Bertrand Bonello (screenplay)

Stars:

Gaspard Ulliel, Jérémie Renier, Louis Garrel

La otra versión de la vida de Yves Saint-Laurent (sip, hubo otra, que también vi y que me dejó sumamente insatisfecha, por la mediocre visión sobre su vida  ). En este caso, una obra mucho más dedicada a su trabajo creativo, a su autodestructiva vida personal y su éxito agobiante. Yves es un ser sensible que observa a las mujeres casi con cierta envidia, pero que logra interpretarlas y plasmar sobre ellas, con géneros y brocados, la fantasía que cada mujer lleva dentro de sí. De otro lado, relaciones conflictuosas con amantes que, en algunos casos, lo llevaron a la adicción y su casi colapso creativo.

Alocante el uso del color, la excelente banda sonora y la caracterización de Saint-Laurent por Gaspard Ulliel, aunque el otro Saint-Laurent (sep, el de la otra versión, Pierre Niney ) es de apariencia más frágil y conmovedora.