Abril


foto de aquí

Ping, pong

Esteban se alisó el cabello rizado y negro, un par de veces. Ese era su modo de expresar contrariedad, aunque sonriera, aunque fuera el ser más encantador del planeta tierra y alrededores.

Ping, pong.

El rebote había sido limpio, sin apelación. Pese a verlo venir, no hubo forma de esquivarlo y le cayó en la cara. Le habían dicho que no. La sonrisa estúpida de reglamento. Los ojos oscuros, brillando bajo las lunas de sus anteojos, cursis, también. Igual que toda esta situación. Se encogió de hombros, imperceptiblemente y, guardando las manos en los bolsillos del pantalón, siguió la caminata. Hacía frío en la calle. Terminaba el invierno y las pocas personas que veía, llevaban cardigans y ropas de cubrir ligeras. Él tenía solamente un polo viejo. Su polo de la buena suerte.

¿Quieres caminar? –dijo él.

¿Acaso no estamos haciendo eso?

Sí, lo hacemos. Sólo quiero saber si tienes ánimo de caminar mucho.

Sí, tengo ganas. Me gusta esta noche.

Ella volvió a hundirse en sus pensamientos, como siempre que sucedía cuando estaban juntos. Francamente habían llegado a joderle sus silencios, su manera de desconectarse de los momentos supremos, como éste. Entonces se encontraba atarantado por el no-ruido y tenía la extraña sensación de coexistir con un fantasma.

La noche anterior habían hecho el amor en la sala de la casa de él. Ella reía, muerta de asombro –él casi la había atacado, entre Pink Floyd y Apocalíptica- y luego se quedó callada, en la mitad del acto, mirando hacia alguna parte del techo, pensado en Dios sabe qué. Le cortó la viada por completo; de muy mala gana la quedó observando:

¿Qué sucede?- dijo ella, parpadeando.

¿En qué piensas?

En nada. Creo que me gusta tu nombre.

Esteban lo odiaba. Era un nombre piadoso, solía decir, en razón del antecesor bíblico. Él luchaba con todas sus fuerzas por dejar de parecerlo, también. Sus cómplices eran el academicismo riguroso y la dialéctica incomprensible. Años de estudio sostenido, rabioso, que aún no terminaban. Años de pose snobista frente a todos aquellos que le pensaban, que le sabían tan sólo con mirarle. De alguna manera, tenía que romper con los ancestros, con el olor a santidad que se desprendía contra su voluntad de todas las cosas que hacía y decía. Qué salado.

Había caminado hacia ella, sintiéndole la curiosidad por él desde que cruzaron la primera palabra y las estrategias de caza habían funcionado, mejor que con las anteriores. A ella no parecía importarle. Parecía estar esperando que él finalmente se aburriera y la dejara en paz. Parecía. Volvió a mirarla y la descubrió observándole.

Eres un lorna.

No, no lo soy -se defendió él.

Sí lo eres. Hasta acá te siento el olor a rosas.

Se pararon cerca de uno de los faroles de la avenida. La luz artificial iluminaba el rostro de ella, deslizándose como una caricia por su nuca y su cuello largo, suave, desnudo por llevar el cabello recogido. Tuvo ganas de besarla, pero no hizo absolutamente nada. Ahí sí él hizo mutis, preocupado consigo mismo, porque se suponía que no debía sentir ese tipo de ansiedad. No debía sentir nada. Absolutamente nada. Recordó la apuesta con Fernando, su pata de perradas, y pensó que iba a perder algo más que una caja de chelas.

¿Entonces?

Fui clara. No quiero verte más.

Poesia 49

Ilustración para Cuadernos Literarios 2007

Poesía, el verbo andante,
naciente,
alocante,
de perpetua fuga y retorno,
Catoblepas sin asomo de lucha;
bienvenido seas, milagro de los ojos.
El 21 de Marzo de todos los años, desde el 2000, es el día mundial de Poesía. Nada mejor que versear, para conmemorarlo. El mundo puede dar vueltas y seguir caminando, porque, así como los hombres piadosos rezan, los poetas sueñan con figuras. Sobre todo cuando todo parece ser inútil, imposible y cruel. Que las palabras nos llenen, nos subleven y nos consuelen.

Poema 59


imagen de aquí.

Me he enamorado

al final de un cuento

con estupor cercano

de recordar lamentos

en puño y letra ajenos

Azorada camino desde entonces

escribiendo hasta en el piso

a falta de mixtura selecta

para adorarle el terreno

Escritor escondido entre todos mis versos

delicado ogro que

de devora a sí mismo

y me ha mostrado, oscurecido

que todos los caminos me llevan

prodigiosamente

hacia él.

39

Foto de aquí

Obvio misterio de los escritos adoloridos
que nacen de todas nuestras fuentes

indudables hijos antropófagos

que nos devoran

todas las veces que el lápiz resbala

y nunca nos miramos

deseándolo tanto.

Yo te he encontrado

pero te desajusto la rienda.

Poema 22

Imagen de aquí



22

Te llevo mirella en mi cartera

con inconfundibles dedos helados

que se deslizan sobre su espalda

y yo

sólo puedo pegarle versos análogos cuando los ojos del Coronado se cierran


Nos guardaremos los secretos

entre líneas de azucenas

tu besando en sueños carnosos labios fieros

yo deseando que ellos se me aparezcan.


Te llevo en mi cartera, mala

me dejas sola

mientras sus pies al vacío no me llevan a ninguna parte

porque pareciera que no merezco

el espiral que en el cielo penetra

ocupada tú en peinar aquella cabellera

más yo la llevo enredada a mi cuello

entre mis dientes

algunas hebras en anillos

pero no lo sabe, no se entera.

Sorry, yo, posteando antiguedades. Es que no tengo ganas de postear nada actual…

Poema 13

Sueño para el invierno (oleo, 2006)

un deseo incipiente

nacido de las falsas esperanzas

que dan tus espirales

mis ojos entrecerrados

aparecen los cuerpos aterciopelados

tu gesto indiferente

mientras pierdo todo

es cierto que no me existes

es cierto que te ahogo en albúminas

es delicioso el encierro de mis letras

de mis silabarios perfectos

de amor libertino

un paso más hacia el abismo

y todo

canto texto y vino

vida mía

tú.

Aclarando: todos los poemas y textos son parte de la serie “perdóname la tardanza” inpublicado aún, pero igual, si quieres usar mis textos, dame el crédito, pe.

Martes 12 agosto 2008

Hombre manzana (circa 2003)



un deseo incipiente

nacido de las falsas esperanzas

que dan tus espirales

mis ojos entrecerrados

aparecen los cuerpos aterciopelados

tu gesto indiferente

mientras pierdo todo

es cierto que no me existes

es cierto que te ahogo en albúminas

es delicioso el encierro de mis letras

de mis silabarios perfectos

de amor libertino

un paso más hacia el abismo

y todo

canto texto y vino

vida mía

tú.

Lunes 11 de Agosto



Todos los miedos juntos

en las mañanas de invierno

se me juntan las agendas

se me pierden los eneros

todos, juntos, todos ellos

me parece que me voy alejando

me parece que te acercas

y en esta ilusión loca

jamás nuestros caminos se encuentran

el viento nos hiere el alma

las fotos nos hacen aterrizar, cometas

bien valemos un tiempo fuera

vales mi vida entera

valgo tu peor pesadilla

valen todas las lunas apretadas en nuestras piernas

poco tiempo para una furiosa búsqueda

en el otro.

Vómito

Centauro en Abismo. Sara Cortez Pautrat (Tiza Pastel, 2005)

 

Suelo no preguntarme si escuchabas a los grillos por las noches y te molestaban yo cogía mi zapato salía al patio me agachaba sigilosa y los mataba de sorpresa mi madre me decía hija eso trae pobreza tú los guardabas en frascos porque tu mamita te había dicho lo mismo ambos no supimos hasta que punto estábamos equivocadísimos con los grillos de mierda que no me dejaban dormir a ti te dejaban soñar durante un rato siento nada de nada en medio de todo lo que siempre deseamos luego olvidabas a los pobres animalitos sobre la repisa y morían ahogados a mi la pobreza me viene de antes tu riqueza es un espejismo bien elaborado cuando yo me caminaba los arenales tu estrenabas auto nuevo estoy triste triste triste triste triste porque sientes orgullo de que te siga queriendo a pesar de ti qué me has dado carajo eternidad basura sin embargo yo seguía saliendo con mi chancleta a matarlas antes y no hacerlas sufrir a ver si me dejan dormir desgraciadas yo no quiero vivir para siempre recitándote poemas pero si me pides la luna robo mato incendio miento escondo me corto un brazo una boca dos cerebros una verdadera inocencia si quieres creerlo hubo una plaga de ellas y yo me ponía a gimotear de fastidio entonces estuviste toda la noche intentando convencerla hasta que atracó la babosa ésa el cuento de la cigarra y la hormiga me pareció cruel por supuesto en ese momento yo te esperaba sin saberte ciertas genialidades se manifiestan a raíz de acontecimientos traumáticos yo pensaba que no me volvería a pasar hasta que llegué a mi casa para oírte un kilómetro de palabras estratégicamente colocadas para no decir nada por primera vez el mundo se asombra de no verme llorar nunca más ¿acaso crees que estoy loca? tu boca plena no leas mis mensajes que hace un millón de años que no son para ti desgraciado eran verdes todas ya no sé como matarte he inspirado cuatro millones de epitafios y seguimos avanzando odio las comparaciones pero cualquiera me trata mejor que tus patadas con sonido estéreo he dicho que escribo cuentos con un solo dedo pero nadie me cree te parece sencillamente maravilloso pienso que seguirás creyéndote la divina pomada cuando no eres más que un maldito fracasado tengo exactamente un kilómetro de todo tipo de fruslerías para tí loser te hice mujer loser no me vengas con pavadas de que fuiste el only one loser eso es puro rollo burgués estoy triste nuevamente cielos aun recuerdo el color de tus ojos me enfermo siempre tienes el coraje de aparecer y quedarte mudo sólo escucho a los malditos grillos y no sabes cómo los odio mami él parecía pero no era yo presento sólo al primero y al último quieres tirártela te la regalo yo ya me aburrí le dijiste lo supe siempre maldita sea era inevitable no quererte tu miedo visceral cuando resuelvo tus enigmas esfinge cierto pero es conveniente hacerme llorar ahora resulta que soy autista y nadie se dio cuenta me parece que te amo ándale déjame en paz de una vez cierto cierto pero inaceptable la verdad suele ser una sola estoy harta de entregarme entera cansada de imaginarte desearte olerte en otras leerte en otras verte en otros ojos yo iba a ser tuya lo soñamos una noche de grillos nuevamente déjame vivir Alexandrie es perfecto para este romance bailando vivo cuando caigo en la cuenta que no hay adónde huir ¡Burp!

Publicado en la revista Pánico (peruviana, no argentina.sorry, no recuerdo la fecha) circa 2002

Otro más: trataré de poner algunas ilustraciones mías. Advertidos.