Comienzos complejos

El inicio
El inicio

Este fin de semana he necesitado más privacidad que lo usual y me ha costado conseguirla. Casi me ha dado un ataque de nervios imponer mi derecho a estar sola y es frustrante que se malinterprete como una simple histeria. Contrariada, dormí todo el domingo –salvo un par de incursiones a la ducha, porque el calor estaba desesperante- so pretexto de elucubrar un post decente para inaugurar esta nueva etapa en World Press.

La verdad, no se me ha ocurrido nada.

Mi vida anda complicada, últimamente. Pero las respuestas están en los lugares correctos y se siguen recibiendo los mensajes, fuertes y claros. Sigamos peleando, entonces.

Bienvenidos.